Image

Belén Vallenilla: Me pertenezco

????????????????????????????????????

Días pensando. 

Muchas imágenes vinieron a mi mente, como si se tratara de una extraña e inexplicable película, donde sientes todas las emociones y sensaciones en un sólo instante; unas dulcemente; otras, de un solo golpe…como un parpadeo, un suspiro.

Lo primero que quise, fue escribir desde la cotidianidad, mi día a día, como ciudadana de un país que está luchando por resurgir.
Desde mi perspectiva, intentar constantemente estar en la “zona gris”, entender el porque unos deciden irse, otros quedarse pudiendo irse, y otros quedándose, porque no tienen la opción de irse; procuré armar este enorme trabalenguas-rompecabezas de lo que veo, vivo y siento como venezolana en mi propio país. 
Al citar el término “zona gris”, no quiero decir:  no me importa lo que ocurre de un lado o de otro, es algo mucho mas simple: es no estar totalmente concentrada en un extremo, tengo y ejerzo mi cuota de corresponsabilidad ciudadana … agregar que esto de escribir no se me da muy bien, así que aquí voy en este intento.
No me gustan las etiquetas, mucho menos pertenecer a… me pertenezco y en esa medida, le pertenezco al mundo y a la tierra que piso, esta tierra que desde el vientre me hicieron amar con todas las dificultades..amar en lo fácil es sencillo, es como cuando aprendes a leer, a escribir, a caminar, a hablar…amar en lo complejo…allí es donde esta el detalle!

Inequívoca estoy, si existiera algún artilugio para medir el miedo, la indignación, la impotencia y el largo cúmulo de emociones que sentimos día con día (solo caminen en cualquier calle del país y verán en los rostros todas estas emociones), literalmente estaríamos todos en la sala de terapia intensiva o ingresados en alguna casa de reposo mental, ah y una infinidad de esos artilugios fundidos, ¿verdad?

Seguro ya muchos estarán pensando: ¿si no hay donde? entonces recapitulo: y no es adagio: ¿siempre nos acordamos de lo malo y no de lo bueno? o cuantas veces hemos escuchado decir: ¿cuando éramos felices y no lo sabíamos? o ¡es que ya es demasiado! 

Como diría mi abuelita: que maña de recordar siempre lo malo y dejar atrás todo lo bueno!

No hace falta remarcar lo que vivimos, coexistimos en la indignación, la conmoción, la angustia, la tristeza y ese interminable etcétera, ¡sería absurdo no reconocerlo!. 

A mi, y si: totalmente “yoista-egoísta”; me parece más absurdo, quedarme acumulando día tras día todas esas emociones terribles, guardándolas en una “marusa” y colgarla en mi espalda…mucho tiempo invertido diariamente sintiendo todas mas una, para además “cargarlas” encima indefinidamente.

Inconsciente no soy, quizás, tuve que aprender a soltar cada noche, cuando al día siguiente tenía que sonreírle a mis pequeños hijos cuando su padre era violento conmigo…quizás cuando por primera vez recibí en mis brazos a un pequeño sudanés llamado Hassan, proveniente de Gharb Darfur, quien me miró con ojos tristes, pero me abrazó muy fuerte a pesar de haber perdido parte de sus extremidades superiores…quizás el darle la mano a una mujer víctima de violencia de género, decirle esto pasará; no se cuando, pero un día te levantarás y verás que ya no está…quizás la suma de esas experiencias y otras que vivo, me han hecho tener como premisa: un día a la vez y un día menos que falta, para vivir en paz, armonía y libertad.

Pertenezco a las muchas familias que han vivido la división…esa división provocada por ideologías, dogmas, extremos, distancias e incluso muertes inesperadas. A pesar de esto: no me permito dejarme atrapar por la desesperanza, por esa “marusa”.

Aquí vamos de nuevo: ¿esta loca? ¿donde vive? ¿tiene beneficios por ser hija de, esposa de, novia de? ¿vive en una burbuja? ¿no hace colas? ¿consigue todo lo que necesita? ¿cubre sus carencias básicas? ¿ganará bastante? y así vamos cebando la lista! 

Estoy cuerda, vivo en Caracas, aunque he de admitir que suelo llamarla ciertos días Ciudad Delirio (mas de lo que me gustaría hacerlo), no tengo ningún beneficio, no vivo en una burbuja, ni quisiera (he de afirmarlo), hago colas, no consigo todo (por no decir nada) de lo que necesito, no cubro mis carencias básicas, no gano bastante,..y la lista está ahora muchísimo mas voluminosa!

Sabemos que la Pucelle existió, y también como terminó, así que, para estar a la moda, me repito día a día al levantarme y acostarme en un estricto tratamiento: hoy ha sido un día menos de estos terribles, para vivir en paz, armonía y libertad.

Aja! aquí vamos de nuevo: sigan robusteciendo la lista! es hippie! es comeflor! es insulsa! es idealista! NOOO, sólo pienso y deseo lo que arriba he escrito…y agrego: si cada uno de nosotros solo aportáramos algo en nuestros espacios comunes, sin ir tan lejos, empezaríamos a notar al menos un cambio en nosotros mismos, y al notar ese cambio en nosotros, empezaremos a lograr pequeños cambios en otros, por imperceptibles que éstos sean; mas temprano que tarde, veremos resultados, eso si: de los buenos, de los que ayudan a seguir adelante, los de buena voluntad.

Un buenos días, por favor, gracias, hablar con buenos modales, que eso no esta bien, en vez de gritar y ponernos a la par de aquel que nos ofende, sólo traerá mas caos, mas incomprensión, mas violencia. No, no me como una margarita: es simple, aportemos desde lo positivo, desde los valores y principios de verdad, desde el deber ser, siendo venezolanos dignos.

No importa donde estemos, tenemos algo que nos hace combatir el miedo y la desesperanza…eso se llama CORAJE y AMOR por nuestro país.

Intentar todos los días ser ciudadanos venezolanos dignos: aquí, allá o acullá es mejor que no hacerlo, al menos para mi vale la pena! 

Seguimos, recordando siempre: NADIE es dueño de lo que podemos ser y hacer, honorables oriundos de Venezuela.

Escrito por

El autor aun no ha agregado ninguna información a su perfil

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

REDES

Síguenos en nuestras redes sociales

Instagram

Facebook

Unable to display Facebook posts.
Show error

Error: Error validating application. Application has been deleted.
Type: OAuthException
Code: 190
Please refer to our Error Message Reference.
Image