Carlos rosales herramientas para el cambio como base del aprendizaje

Carlos Rosales: Herramientas para el cambio como base del aprendizaje

 Â¿Qué necesitan aprender las personas o con qué herramientas para el cambio cuentan para poder asegurar la sobrevivencia de sus emprendimientos? Los actuales eventos mundiales marcarán un antes y un después en la concepción de los negocios.

La humanidad está atravesando tiempos turbulentos, que requieren que las personas posean las más adecuadas herramientas de gestión del cambio. Si la llegada de lo digital modificó radicalmente muchas concepciones de negocios, podemos asegurar que el mundo contemporáneo está sumergido en un momento que divide a las personas entre las que ven cambios y las que ven crisis.

herramientas para el cambio como base del aprendizaje

Los primeros, los que se han ido preparando para tiempos diferentes, lo han hecho por poseer una visión de saber identificar negocios. Los segundos, desconocen las herramientas para el cambio organizacional, y se están ahogando en un mar de incertidumbre porque las cosas ya no son lo que conocían.

Es para quienes entran en el primer grupo que no hay crisis, sino oportunidades. Son las que logran identificar posibilidades donde otros no las ven. Entonces, mientras otros, por falta de herramientas de gestión del cambio, entran en pánico, aquellas van desarrollando el “músculo” para seguir avanzando, adaptándose a lo nuevo y sacándoles provecho.

Los cuatro ejes de las herramientas para el cambio organizacional

Según Arthur Zimmermann, existen cuatro ejes (2000: 26) en los cuales debe descansar la construcción de los nuevos objetivos empresariales, en pos de las transformaciones que se están experimentando. Estos son:

Eje individual

Conformado por los objetivos y capacidades personales de cada uno de los individuos que conforman el capital humano.

Eje relaciones interpersonales

La manera en la que una organización define las maneras en las que se generan las interacciones humanas. Y yo añadiría que aquí debes tomar en cuenta la construcción de rapport.

Eje, estructura y procesos

Las reglas (explícitas e implícitas) y estructuras que determinan el proceso de producción de bienes y servicios.

Eje futuro

El planteamiento con el que una compañía busca prevalecer en el tiempo.

¿Qué son las herramientas de gestión de cambios?

¿Es posible que las personas podamos organizar una caja de herramientas de cambio, como las que cualquiera posee en casa, en la que tengamos las adecuadas para actuar en diferentes circunstancias? La respuesta es sí.

Seguramente te estarás preguntando de qué manera puedes identificar esas herramientas para el cambio organizacional en ti, en tu negocio y en el entorno, de manera de ver las transformaciones como oportunidades y no como crisis, ¿verdad? Y aquí quiero detenerme, porque estas deben estar clasificadas en tres tipos:

  1. Herramientas para la gestión del cambio cultural.
  2. Herramientas para la gestión del cambio organizativas.
  3. Herramientas para la gestión del cambio operativas.

No porque sepamos manejar el alicate con destreza, lo vamos a usar en situaciones que requieren, por ejemplo, de un martillo. De eso se trata el asunto: de no aferrarnos a las mismas herramientas de cambio organizacional, por conocidas, cuando podemos abrirnos al conocimiento y la comprensión de otras que nos pueden ayudar con más precisión y que se adaptan más adecuadamente a las circunstancias.

Tenemos que atrevernos a abandonar la “zona de confort” en la que nos refugiamos, por la incertidumbre de tener que usar nuevas herramientas de cambio que significan nuevas opciones.

La búsqueda está relacionada con saber identificar las herramientas para el cambio que nos permitan sacar lo mejor de las circunstancias que nos toque enfrentar en cada situación.

Incluso, es necesario rescatar la experiencia adquirida en una circunstancia pasada en la que también enfrentamos transformaciones importantes, para usarla en circunstancias similares en el presente.

Herramientas para el cambio cultural

Las herramientas de gestión del cambio cultural, engloban una serie de ajustes perfilados para crear una nueva y determinada cultura organizacional, basados en los tiempos actuales. Para que sean acertados, debes tener muy en claro cuál es la visión y objetivos de tu empresa, porque al final del camino debe seguir siendo la misma.

A pesar de sufrir grandes transformaciones, las compañías deben ser honestas con sus trabajadores, y ser coherentes con sus valores en lo que respecta a la toma de decisiones y los mensajes que envían a las plantillas, así que tanto ellos como la cartera de clientes deben estar conscientes de lo que vendrá.

Herramientas para el cambio organizativas

Una vez que tengan en claro los ajustes a la cultura empresarial, deben plantearse una serie de propuestas nuevas que afectarán a las estructuras organizacionales, la adaptación de nuevas formas de pensamiento y la erradicación de dogmas anclados en escenarios ya caducos.

Una de las herramientas para el cambio organizacional que más suelen recomendarse en la actualidad, es el ejercicio de la flexibilidad laboral como una manera de brindar autonomía y confianza a los empleados, sin que por ello el trabajo caiga en el desorden.

Herramientas para el cambio operativas

Finalmente, tenemos las herramientas de cambio operativas, las cuales tienen que ver con el rediseño de los planes y flujos de trabajo, enmarcados dentro del nuevo proceso transformacional.

Es en esta área donde se otorgan maquinarias, software, así como también el entrenamiento necesario para los cambios estructurales, y la redistribución o clarificación de las nuevas responsabilidades de cada empleado, es decir; lo que se espera de cada uno de ellos.

Algunas conclusiones sobre las herramientas de cambio

Todos los nuevos escenarios requieren preparación, aceptación y compromiso, que es el proceso del aprendizaje. El punto clave es ver la experiencia que producen esas transformaciones asumidas como base de las herramientas. Es decir, hacernos de una caja de herramientas para el cambio que sepamos etiquetar, almacenar y usar en cada circunstancia que lo amerite.

Y de las primeras herramientas para el cambio de la que nos hacemos, está relacionada con el lenguaje que usamos con nosotros mismos.

Henry Ford señaló en una ocasión que “si piensas que puedes o no puedes estás en lo correcto”. El poder del lenguaje nos lleva a ser lo que pensamos. El lenguaje que usamos con nosotros construye en buena medida nuestra actitud ante los cambios que se nos presentan.

Y esa actitud comienza con una conversación íntima con uno mismo, acerca de la posibilidad que uno ve de obtener un resultado, ya sea positivo o negativo. Y allí puede ser de gran ayuda una conferencia motivacional.

Se trata de enfocarse y ver la posibilidad, pero primero crear la posibilidad cierta dentro de sí, en el cerebro, cargarlo de la emocionalidad correcta y del lenguaje correcto para obtenerlo. De otra manera no se podría.

Esto conduce, de alguna manera, al sentido de la libertad que tengamos nosotros mismos, ya que, si bien no siempre tenemos la libertad de escoger lo que nos pasa, siempre tendremos la libertad de escoger qué hacer con lo que nos pasa. Es lo que se conoce como libre albedrío.

Todo pasa, entonces, por aceptar la circunstancia que estamos viviendo, para poder ver la posibilidad de usar la experiencia para sacar las herramientas para el cambio, o motivación adecuada, para superar con éxito lo que sea que tengamos al frente.

¿Te parece importante este artículo? Compártelo haciendo click a continuación:
Scroll al inicio